¿Qué puedo dar de comer a mi perro si está resfriado?

Al igual que los humanos, nuestros perros pueden resfriarse sin más. Tos, fiebre o mucosidad son algunos de los síntomas típicos que se asocian a un resfriado común. Una enfermedad que en si no conlleva grandes peligros pero que conviene detectar a tiempo y que mientras dura no está de más dedicarle a nuestro perro algunos mimos de más. Dormir, descansar, una buena hidratación y una alimentación adecuada, ayudaran a nuestra mascota a mejorar su estado. Es necesario recordar que todo proceso infeccioso vírico tiene una evolución y la curación depende de la respuesta del sistema inmunitario del perro. Por ello, es muy importante la prevención y cuidar del sistema inmunitario de nuestra mascota a través de una alimentación equilibrada y que le permita ingerir los nutrientes necesarios para mantenerse en perfectas condiciones.

Los síntomasdel resfriado en perros acostumbran a durar 1 o 2 semanas. Los más comunes son tos, estornudos, congestión, mucosidad nasal, ojos llorosos, malestar general, pérdida de apetito y décimas de fiebre. En casos más graves pueden presentarse también dificultades para respirar o incluso aparecer pitos. Si detectas que tu perro tiene alguno de estos síntomas o le duran demasiado, es mejor acudir cuanto antes al veterinario. 

 

Si nuestro perro se resfría, lo primero que debemos hacer es dejarle descansar. Esos días sus defensas bajan y el perro estará menos activo y necesitará dormir mucho más de lo que hace habitualmente. Después de unos días de reposo, igual que te pasa a ti cuando te encuentras mal, comenzará a encontrarse mejor y volverá a ser el de siempre.

 

Evita el humo o el polvo, especialmente cuando el perro tenga problemas respiratorios. Para favorecer la respiración, es bueno humedecer el ambiente. Se puede hacer mediante vaporizadores o un truco casero es hervir agua y añadirle alguna esencia tipo eucalipto.

 

En caso de que el perro tenga tos, hay que intentar limitar el ejercicio físico pues lo único que conseguiríamos es cansarlo más y que aumente la tos. En caso de perros nerviosos, que en la calle tiran mucho de la correa, durante estos días que están pachuchos optar por collares más anchos o un arnés anti-tirones.

 

Pienso humedecido y mucha agua para aliviar los síntomas del resfriado de tu perro

Suele ser habitual que cuando estamos malitos perdamos el apetito y a los perros les pasa exactamente lo mismo. Durante estos días intentemos elegir los alimentos favoritos de nuestra mascota y un truco para conseguir que coman un poco más es humedecer ligeramente su pienso con agua tibia. Con este remedio potenciamos el olor y el sabor de la comida y nuestro perro estará más animado a comer. También podemos calentar un poco la comida, consiguiendo el mismo efecto. Lo que sea para intentar que el can se alimente correctamente durante estos días.

 

Tampoco hemos de olvidarnos de la hidratación ya que es muy importante que durante el resfriado el perro beba mucha agua, aunque sea en pequeñas dosis. El agua le ayudará a diluir la mucosidad y a reducir ligeramente su temperatura corporal. Si notas que tu perro no bebe suficiente agua, tendrás que obligarlo. ¿Cómo? Por ejemplo, a través de una jeringuilla, es un poco incómodo, pero debes obligarlo, por su salud.

 

Otra opción es optar directamente por alimentos húmedos que le aportaran una dosis de humedad a la alimentación de tu mascota. Una mousse de salmón o una mousse de trucha nos darán este plus de humedad y aportarán a nuestro perro la dosis adecuada de Omega 3.

 

 

El Omega 3 mejora el sistema inmunológico de los perros

La alimentación es la forma más eficaz que disponemos para favorecer una buena respuesta inmune del perro y protegerlo así de muchísimas enfermedades. La calidad y la variedad en la dieta son las claves principales para conseguirlo, así como elegir un tipo de alimento ricoen ácidos grasos Omega 3, vitaminas y proteínas de calidad.

El aceite de salmón, por ejemplo, es un complemento alimenticio energético ideal para nuestras mascotas por sus altas dosis de Omega 3 (concretamente en DHA y EPA, dos ácidos grasos saludables que abundan en el pescado y el marisco). La mejor manera de dárselo es mezclarlo con su pienso o dárselo solo, como si fuera una chuchería. La cantidad de aceite que le tenemos que dar irá en función de su raza, edad, peso y estado físico.  Los aceites grasos Omega 3 mejoran el sistema inmunológico, lo que se traduce en una mejor salud, y, por tanto, una mejora de la calidad de vida del animal. Durante el resfriado, a nuestro perro también le ayudará si potenciamos la ingesta de vitamina C para ayudarlo a mejorar sus defensas.

Una buena opción es optar por un pienso a base de sardina y boniato para perros. La sardina nos aportará los niveles necesarios de Omega 3 y el boniato las vitaminas B, C y D.

 

Resfriados en perros cachorros o perros mayores

Al igual que ocurre con las personas, cuando se trata de cachorros deben ser atendidos con mayor urgencia ante síntomas que puedan indicar un resfriado. Los perros cachorros son mucho más vulnerables y lo mismo sucede con los perros más mayores. Ante cualquier síntoma de enfermedad lo primero que debes hacer es llevarlos al veterinario. Los síntomas pueden agravarse rápidamente o, lo que es más peligroso, pueden ser señal de otras enfermedades más peligrosas.

 

En una o dos semanas un perro debería estar recuperado por completo de un resfriado común. Para evitar recaídas protégelo con todos los consejos que te hemos dado y proporciónale durante todo el año una buena alimentación. Así su sistema inmune estará fuerte para superar cualquier resfriado.