Diferencias entre la alimentación de un cachorro y un perro adulto

¿Os habéis preguntado alguna vez por qué los cachorros deben comer diferente que los perros adultos? Los cachorros necesitan comer más proteínas, y minerales que los perros adultos, ya que no sólo están creciendo, sino que además suelen tener mayor grado de actividad. 
Nutricionalmente hablando, no todos los perros son iguales. Las diferencias de raza, tamaño y edad condicionan las necesidades nutricionales de nuestro animal. En el caso de los cachorros, tienen necesidades nutricionales concretas que es imprescindible cubrir para un correcto crecimiento. Para qué os hagáis una idea, aproximadamente la mitad de las calorías que consumen, se gastan en el crecimiento y desarrollo de los tejidos.
 
Es muy importante que, en cada etapa, el animal, reciba un tipo de dieta acorde a sus necesidades. En caso de darle comida de adulto a un cachorro, aumentaríamos el riesgo que sufra deficiencias nutricionales y si seguimos alimentando a nuestro perro con pienso de cachorro, más allá de lo recomendado, aumentaríamos el riesgo que sufra sobrepeso u obesidad. Siempre hay excepciones a tener en cuenta, por ejemplo, cuando una perra está en período de lactancia -se recomienda darles comida de cachorro precisamente porque tiene mayor grasa y más calorías que la de adulto- y en el caso de perros deportistas y con un alto grado de actividad física.
 

¿Debo preocuparme por el peso de mi cachorro?

 
Mantener a un cachorro en un peso saludable es crucial para su salud en la etapa adulta. Los cachorros que tienen sobrepeso tienen un mayor riesgo de ser perros adultos con problemas de peso. Esto puede conducir a enfermedades como la artritis, presión arterial alta, enfermedades del corazón, diabetes, e incluso un golpe de calor durante las actividades al aire libre.  Los cachorros con bajo peso, aunque puede que se desarrollen correctamente, también pueden sufrir las deficiencias de una alimentación que no cubra los requisitos nutricionales especiales que tiene el perro en esta etapa de cachorro.
 

La alimentación durante los primeros meses de vida de un perro

 
En las primeras 8 semanas de vida, los cachorros no deben ser separados de su madre. La leche de su mamá les proporciona la nutrición y anticuerpos que necesitan para convertirse en perros sanos.
 
A partir de las tres o cuatro semanas, podemos empezar a darle a nuestro cachorro algo de comida sólida. Teniendo en cuenta que debe ser fácil de digerir, podemos mezclar estos alimentos con agua o de leche de sustitución para cachorro. En este punto, el cachorro de perro necesita comer de 3 a 4 veces al día y recibir la cantidad correcta de proteínas, calcio y carbohidratos.
 
Después de las 8 semanas, debemos alimentarlos dos veces al día. Entre los 3 y los 6 meses, al cachorro le empiezan a salir los dientes y en esta etapa puede convertirse en un comensal delicado o perder el apetito.
 
Según su tamaño, peso y raza, nuestro cachorro necesitará un tipo de alimentación. Lo ideal es que el cachorro de perro crezca a un ritmo adecuado y no acelerado, para evitar problemas como la displasia en el caso de razas grandes.
 
Una de las opciones más saludables es optar para estos primeros meses por una dieta para cachorros a partir de una única fuente de proteínas, el pesacado. De esta manera conseguiremos evitar la mayor parte de problemas de intolerancias y alergias, a la vez que el Omega 3, ayudará en el desarrollo cerebral y ocular del cachorro.
 
En el caso del pienso para cachorros de Fish4Dogs, se incorpora solamente guisantes, que ayudan a controlar los niveles de azúcar en sangre gracias a su bajo índice glucémico y patatas como fuentes complementarias de nutrientes. Además, incorpora una serie de nutrientes adicionales extras para asegurar el mejor desarrollo para nuestro cachorro. Veámoslos:  
 
  • Mejillón de labio verde: aporta glucosamina y condroitina para mejorar el rendimiento de las articulaciones.
  • Algas marinas: proporcionan al cachorro una buena salud digestiva.
  • Espirulina: es una fuente natural de hierro para los cachorros y contiene vitamina antioxidante.
 

¿Cuándo debo cambiar el alimento de cachorros a perros adultos?

 
El cambio de alimento de cachorro a perro adulto se hace cuando acaba su crecimiento. Cada raza necesita el cambio de alimentación de cachorro a adulto, a una edad diferente. Los perros pequeños suelen alcanzar este punto a los 9-10 meses, mientras que los perros de razas grandes o gigantes pueden seguir creciendo hasta los 12-16 meses de edad.
 
La alimentación de los perros es diferente en cada etapa de la vida de estos animales. Los cachorros de perro crecen rápidamente en sus primeros meses de vida y continúan creciendo durante los dos primeros años, dependiendo de la raza. Proporcionarles los nutrientes y energía que necesitan, condicionará una buena salud en el futuro. Los perros adultos han dejado de crecer, y al igual que los seres humanos adultos, nuestro metabolismo se ha ralentizado. En este punto, ya no necesitamos ninguna nutrición adicional para apoyar el crecimiento, sino más bien una nutrición equilibrada para mantenernos sanos