Dieta equilibrada para perras embarazadas

Durante el embarazo, las perras necesitan proteínas y mucha energía para poder sobrellevar esta etapa tan importante de sus vidas. Si durante cualquier etapa de la vida de un animal, una alimentación completa y de calidad es fundamental, durante el embarazo, la dieta se convierte en imprescindible para aportar, tanto a la madre como a los futuros cachorros, la energía, proteínas y nutrientes que necesitan. 

El embarazo de la perra dura entre 63 y 67 días, y constituye una etapa muy exigente para la futura madre canina. El cuerpo de las perras en estado experimenta cambios importantes para adaptarse a los cachorros que crecen en su interior. Las futuras crías caninas no cesan de aumentar su tamaño, y requieren cada vez más nutrientes, que reciben a través de la placenta.

Alimentación de la perra gestante: primeras semanas

Durante las primeras semanas, la alimentación de la perra embarazada ha de ser la habitual, en función de su raza y tamaño. Al igual que pasa con las mujeres, las perras embarazadas también pueden sentir náuseas, especialmente al principio del embarazo. Por eso, es conveniente que la perra embarazada ingiera pequeñas raciones de alimento y de forma repetida durante el día. También así intentaremos compensar la falta de apetito que nuestra mascota puede sufrir durante la tercera y cuarta semana de gestación.


En esta fase, recomendamos complementar su dieta con aceite de salmón -de 2 a 3 cucharitas al día según tamaño y raza- en una sola toma. Esto le proporcionará más calorías, necesarias para satisfacer las demandas energéticas del embarazo.

Los futuros cachorros aceleran su desarrollo a partir de la quinta semana de gestación. A partir de eso momento, la perra no sólo tiene que alimentarse a ella, sino que debe ocuparse de nutrir a los pequeños embriones que crecen en su interior. La ingesta de comida de la hembra debe aumentar al ritmo que lo hacen los pequeños, introduciendo de manera progresiva raciones pequeñas de alimentos muy digestibles y energéticos que permitan cubrir todas sus necesidades. 

Se calcula que, desde la semana 6 hasta el parto, la perra necesitará aproximadamente 1,3 veces su consumo de energía normal. Para poder satisfacer estas necesidades, recomendamos optar por Fish4Puppies o Superior Puppies, ambos productos de alta calidad para cachorros, en las cantidades que normalmente utilizaría con la comida de perro adulto. El alimento completo para cachorros ofrece aproximadamente un 20% más energía que el alimento adulto. Si a esto, le sumamos las 2 o 3 cucharaditas de aceite de salmón, estaremos alimentando de forma correcta a la perra embarazada y dándole el aporte energético que necesita en esta fase del embarazo.

 

No os preocupéis si durante las últimas semanas de gestación la perra pierde el apetito, por nuestra parte debemos procurar que tenga comida y agua fresca cerca, en todo momento. Durante todo el embarazo, conviene vigilar también el peso de la futura madre. La obesidad de la perra gestante podría causar problemas durante el embarazo y el parto, por lo que conviene aumentar los controles de peso y anotar el peso de la perra con regularidad.

La importancia del Omega 3 en ladieta de los animales gestantes

Está demostrada la importancia de los ácidos grasos Omega 3 en el desarrollo de los futuros cachorros. Los ácidos grasos esenciales son importantes para las primeras fases del desarrollo de los cachorros, sobre todo para su cerebro y retina, ayudando a mejorar su visión, memoria y aprendizaje. Los déficits de nutrientes pueden llegar a provocar en los cachorros malformaciones congénitas, alteraciones en el sistema nervioso central y otras patologías. Es por eso que, a la hora de alimentar a nuestra perra en estado de buena esperanza, hay ciertos nutrientes que no debemos olvidar. Si optamos por escoger alimentos de alta calidad, no será necesario complementar su alimentación, ya que éstos ya incluyen vitaminas y minerales, como por ejemplo el ácido fólico, que reduce la probabilidad de sufrir paladar hendido en perros braquicéfalos.

 

Gracias al Omega 3, le estaremos proporcionando a la perra gestante una dosis extra de EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido docosahexaenoico), ambos esenciales en esta etapa ya que ayudarán a potenciar la formación mental de los fetos y posteriormente la del cerebro de los cachorros.

 

Durante la etapa del embarazo, las perras necesitan incrementar la ingesta de alimentos de forma paulatina para garantizar que tanto la madre como los cachorros gocen de un buen estado de salud. Se calcula que las futuras mamás pierden entre el 20 y el 30 % de sus embriones por diferentes motivos y uno de los principales es una mala nutrición. Asegúrate de que tu perra come el mejor alimento, que hace ejercicio y que descansa de forma adecuada. Durante el tiempo en que esté embarazada, su dieta tiene que contar con el equilibrio adecuado de proteínas, grasas y carbohidratos. Además, no olvides que, durante este proceso tan especial, nuestra perra estará más sensible de lo habitual así que, ¡mímala un poquito más de lo habitual,