¿Cómo afecta el otoño a nuestras mascotas?

Los cambios de estación se asocian también a cambios de rutinas que afectan a nuestras mascotas y que producen alteraciones en su metabolismo y en su comportamiento. Durante el otoño, perros y gatos comienzan a mudar su pelo y necesitaran que los cepilles más a menudo; los felinos tienen necesidad de dormir más horas y, en todos los casos, tendremos que adaptar la rutina de nuestras mascotas para que no se vean afectadas por el cambio de horario. Sigue leyendo este artículo porqué te contamos como conseguir que a nuestras mascotas les afecte lo mínimo posible el cambio de estación.

Con la llegada del otoño decimos adiós al calor y a las largas horas de luz para dar la bienvenida a una nueva estación. Igual que nos pasa a nosotros, los animales también sufren los efectos de los cambios de temperatura, luz y costumbres. El factor que más afecta a perros y gatos es la luz. Los cambios en la luz del día y en la temperatura pueden llegar a desencadenar importantes cambios hormonales en ellos. La disminución de horas de sol naturales provoca que se active el componente hormonal de la hibernación para ahorrar energías, lo que hace que nuestras mascotas se vuelvan más apáticas y perezosas.
Para ayudar a nuestras mascotas a adaptarse mejor a los cambios de estación y, sobre todo, a los cambios de hora, debemos realizar una adaptación progresiva. Todos sabemos lo importante que son las rutinas en la vida de nuestras mascotas, así que un truco que podemos hacer es ponerle la comida 10 o 15 minutos antes (con el cambio de horario de verano, será al revés e iremos retrasando la hora de comer) durante unos cuantos días. Los paseos también podemos ir adaptándolos de la misma forma: adelantando o atrasando el horario poco a poco. De esta forma tan sencilla, en pocos días podremos contrarrestar el cambio de horario y neutralizar los efectos que estos cambios provocan en ellos, irritabilidad, nerviosismo e incluso desorientación.
Durante el otoño, perros y gatos, comienzan a mudar su pelo y necesitan que aumentemos la frecuencia de cepillado. Para poder hacer frente a la bajada de temperaturas, el pelo fino del verano deja paso a un pelo más tupido, fuerte y grueso que les permite protegerse del frío. Intenta cepillar a tu mascota mínimo un par de veces a la semana. Si tenemos la sensación de que nuestra mascota pierde más pelo de lo que es habitual, podemos ayudarle reforzando su alimentación con productos ricos en ácidos grasos omega 3. El salmón, puede ser beneficioso para la piel y el pelaje de nuestras mascotas.
 

El estado de ánimo de tu mascota con la llegada del otoño

Con la bajada de temperaturas, llegan también los resfriados y un aumento de los problemas respiratorios. Es algo muy común, tanto en gatos como en perros, y empieza con un poco de tos, mucosidad y un poco de fiebre. En principio el catarro no debería ir a más, pero vigila a tu mascota, especialmente si está dentro de un grupo de riesgo (cachorros, perros mayores o que tengan alguna enfermedad previa) ya que ésta podría ir a más.
Evita los lugares muy húmedos y fríos, especialmente cuando se haya puesto el sol, y si tu mascota se moja las patas durante el paseo, límpiaselas al llegar a casa para eliminar la humedad. Si tu perro duerme en el jardín, acondiciona su caseta para que no le afecte el frío.
Si tu mascota tiene artrosis con el cambio de estación podría ser que se le acentuara más durante estos días, ya que con las variaciones de temperatura las articulaciones pueden inflamarse más fácilmente.

El estado de ánimo de tu mascota con la llegada del otoño

Durante esta época, tu mascota puede tener altibajos en su estado de ánimo. Los días se acortan, hay menos horas de luz y pueden llegar a deprimirse. La mejor medicina en este caso es una buena dosis de cariño combinada con ejercicio. Disfruta con él de largos paseos para que se habitúe al cambio de estación.
 
Esta actividad también le ayudará mantener a raya los quilos de más que las mascotas acostumbran a ganar en invierno. En las estaciones frías solemos hacer menos actividades al aire libre, por lo que el equilibrio entre la ingesta y el gasto de calorías de nuestras mascotas se ve perjudicado. De ahí que sea normal que suban de peso. Ayuda a tu mascota a mantener una dieta sana, nutritiva y equilibrada.
 
La llegada del otoño nos afecta prácticamente a todos, se acaban las vacaciones, volvemos a la rutina y los días de sol y playa empiezan ya a quedar lejos. Pero igual que intentamos que nos afecte lo menos posible, hemos de hacer lo mismo con nuestras mascotas. Compensa a tu mascota dedicándole tiempo, evita los cambios bruscos de temperatura, que coja frío y se moje y regálale algún capricho en forma de chuche o snack saludable. ¡Seguro que así el cambio de estación será más llevadero!