Alimentar a tu perro en función del clima

La primavera asoma la cabeza tímidamente en España. A pesar de las bajas temperaturas que han experimentado la mayor parte de los pueblos y ciudades de nuestro país, el frío intenso vive sus últimos días porque el próximo 20 de marzo llega la anhelada primavera a España, que se alargará hasta el 21 de junio.

Como sabréis, el frío y el calor afectan profundamente al estado físico y anímico tanto de humanos como de animales. En el caso de nuestras mascotas, es importante tener en cuenta que la alimentación no es siempre la misma, es decir, varía en función del clima porque nuestro perro no se siente igual en febrero que en pleno agosto. 

A nosotros nos pasa, ¿verdad? El 15 de agosto es impensable disfrutar de un buen cocido o de una sopa, pero en invierno son uno de los platos imprescindibles tanto en los almuerzos como en las cenas.

Cuando se desploma el mercurio de los termómetros es importante saber que nuestro perro necesitara un mayor aporte de energía para producir el calor que le exige su organismo y mantener así su bienestar físico y emocional.

Debemos encontrar un equilibrio para evitar que nuestra mascota pueda llegar a tener problemas de sobrepeso u obesidad pero eso sí, cubriendo sus necesidades alimenticias más básicas.

La rutina de alimentación

¿Cómo podemos conseguirlo? Podéis cambiar su rutina de alimentación modificando de una a dos comidas al día e incluso a tres, pero en porciones pequeñas. Además, durante este período del año, existen algunos perros que, por su condición física o por necesidades especiales, son mucho más vulnerables al frío, y por lo tanto, pueden requerir de suplementos alimenticios para cubrir al 100% sus necesidades vitales.

En estos casos, puedes incluir algún extra a su dieta que le ayudará a reforzar sus articulaciones o incluso la digestión, ya que es más pesada durante estos meses. En nuestra página web, podrás consultar nuestra oferta de piensos a base de pescado, riquísimos y fundamentales para garantizar una salud de hierro, así como el catálogo que os hemos preparado con los suplementos alimenticios ricos en Omega 3.

Encontrarás todo lo que ellos necesitan para pasar un invierno de lujo. De todos modos, antes de decidir qué cantidad de calorías debe ingerir el perro durante los meses de más frío, te recomendamos que lo consultes con el veterinario, ya que hay muchos factores que influyen en la ingesta calórica que necesita el animal en cada momento.

Y de un extremo a otro… porque cuando las temperaturas tocan techo en verano observaremos que nuestro perro come menos. ¿A qué se debe? Básicamente a que su desgaste energético disminuye pero también a que las altas temperaturas hacen que se sientan mucho más fatigados.

Eso sí, independientemente del período del año, hay unos mínimos nutricionales que nuestro perro debe cumplir. Por lo tanto, el animal debe comer diariamente la cantidad recomendada según su peso, edad y raza. Debes tener en cuenta que, en los días de más calor, que suelen coincidir con los meses de julio y agosto, lo mejor es evitar darle de comer en los horarios en los que la temperatura rompe moldes y está en su punto álgido. Así, podemos centrar su alimentación en la primera hora del día y en la última hora de la tarde, dejando la ración más comedida para el almuerzo.

Otra de las recomendaciones que os damos desde Fish4Dogs es que durante el verano optéis por aumentar su dosis de comida húmeda. Una manera de ofrecerle un alimentación apetecible, fresca y rica en nutrientes que le hará pasar una digestión menos pesada y que le ayudará, además, a mantener sus niveles óptimos de agua en su cuerpo, algo fundamental cuando hace mucho calor.

Otra opción es añadir mousse Fish4Dogs en su alimentación, ya que es un producto que mejora la hidratación. Evidentemente, asegúrate de que su cuenco de agua esté a rebosar en todo momento, haga frío o calor. Es muy importante que el perro disponga de agua fresquita para estar bien hidratado y evitar sustos innecesarios, sobre todo en verano.