Aceite de salmón: ¿cómo dárselo a tu perro?

El aceite de salmón es un complemento alimenticio energético ideal para nuestras mascotas. Gracias a su alto contenido en aceites grasos omega-3, favorece la digestión y completa la dieta de nuestros perros. Los beneficios principales de estos ácidos que aporta el aceite de salmón son la prevención de varias enfermedades y la mejora de los sistemas inmunológicos, lo que se traduce en una mejor salud, y, por tanto, una mejora de la calidad de vida del animal.

El aceite de salmón tiene un alto contenido en DHA y EPA, dos ácidos grasos saludables que abundan en el pescado y el marisco. El DHA o ácido docosahexaenoico tiene un efecto positivo en la membrana celular, ayudando al crecimiento y desarrollo de nuestro perro. El ácido eicosapentaenoico o EPA es un muy buen agente antiinflamatorio, que ayudará al correcto funcionamiento del sistema circulatorio.

¿Cómo puedo dárselo?

La mejor manera de incluir el aceite de salmón en la dieta de tu perro es mezclando el suplemento con algo que le guste a tu mascota y a ser posible que contenga grasas saludables como la mantequilla de maní o el queso crema natural. También puedes dárselo solo, como si fuera un snack o una chuchería, o poner un poco en su pienso para mejorar el sabor de su comida de forma saludable.

La cantidad de aceite a añadir a la comida dependerá del tamaño de tu mascota pero ten en cuenta que un factor clave para la correcta administración del aceite de salmón, y que no se produzcan sobredosis que puedan desencadenar efectos secundarios negativos, es que un veterinario prescriba la dosis adecuada para tu perro en función de su raza, edad, peso y estado físico. Habla con él y no tardes en empezar en darle este tipo de complementos a tus mascotas.

Una dosis diaria de aceite de salmón tiene múltiples beneficios

La administración constante de aceite de salmón tiene múltiples beneficios para nuestros animales y se recomienda dárselo diariamente. Sólo hay una regla básica, es importante que los omega-3 sean de origen animal y no vegetales, ya que éstos últimos están cargados de grasas que tu perro no necesita, además que estos metabolizan mucho mejor las grasas animales.

El aceite de salmón aporta la energía necesaria que necesita nuestra mascota en su día a día y tiene múltiples beneficios, entre ellos:

· Ayuda a mantener un pelo sano, reforzando su brillo, sedosidad y densidad, y mejorando su aspecto.

· Ayuda a mantener las articulaciones flexibles y las cuida a lo largo de los años.

· Solventa los problemas de irritación en la piel y otros síntomas de alergia.

· Mejora la digestión y la palatabilidad de los alimentos.

· Favorece la salud del corazón y una buena circulación sanguínea.

· Fortalece el sistema inmunológico.

· Estimula el desarrollo adecuado del cerebro.

¿Está recomendado para mi perro?

El aceite de salmón, gracias a sus múltiples beneficios, es apto para todo tipo de animales, desde cachorros hasta perros ancianos. Pero hay ciertas épocas de la vida de nuestras mascotas que deberíamos potenciar, aún más si caben, el consumo de estos suplementos. Los cachorros tienen una mayor necesidad de ácidos grasos esenciales de todo tipo, al igual que las perras embarazadas y lactantes. 

El aceite de salmón en la dieta de los animales gestantes, potencia la formación mental de los fetos y posteriormente la del cerebro de los cachorros, de ahí que sea esencial su consumo en estas etapas tan importantes de la vida de nuestras mascotas. También es muy útil para aquellos animales que se estén recuperando de una lesión o sufran una enfermedad crónica.

En definitiva, incluyendo el aceite de salmón en la dieta de tu perro, estarás cuidando de su salud de una manera natural y saludable. ¿A qué esperas?