6 alimentos perjudiciales para los perros

Hay alimentos que los humanos tomamos de forma habitual pero que para los perros son extremadamente nocivos y pueden llegar a resultar mortales.
 

Te vamos a explicar algunos de estos alimentos prohibidos, recordando que no todos son necesariamente mortales, aunque si tóxicos en cantidades elevadas para nuestros perros. Dependiendo del tamaño de cada perro, cantidad de comida nociva que haya ingerido y tolerancia, puede presentar reacciones más o menos graves. No todos los perros reaccionan igual antes las toxinas de estos alimentos, pero si resultan nocivas para todos en grandes cantidades.

Chocolate, un alimento muy tóxico para nuestros perros 

Este es, quizá, el alimento tóxico más conocido. Que no es bueno dar chocolate a los perros casi todo el mundo lo sabe, lo que quizá se desconozca más es que puede ser mortal. En cualquiera de sus formatos, todos, absolutamente todos los alimentos que contengan chocolate, cacao o derivados, son muy nocivos para nuestros perros.
 
El chocolate contiene teobromina, una substancia inocua para los humanos, pero tóxica para el organismo del can y que puede provocar diarreas, hiperactividad, jadeos, convulsiones, e, incluso, paro cardíaco.

Cebolla y ajo, alimentos que pueden provocar anemia en los perros

Tanto la cebolla como el ajo contienen tiosulfato, una sustancia que puede provocar anemia en los perros, destruirles los glóbulos rojos e impedir que sus órganos vitales tengan oxígeno.
Si tu perro ha comido cebolla, tanto cruda como cocinada, puede que no notes los síntomas hasta pasados incluso varios días. Fíjate en si tiene sangre en la orina, no tiene apetito o le cuesta respirar y, en ese caso, llévalo al veterinario.
 
En el caso del ajo, en pequeñas dosis no afectará al organismo de tu perro, pero en grandes dosis o ingerido de manera continuada, puede causarle anemia.

Aguacate, un auténtico peligro para nuestro perro 

El aguacate, tan de moda en la alimentación actual, es un verdadero veneno para los perros si se toma en grandes cantidades o con asiduidad. La persina, sustancia que se encuentra en el aguacate, es tóxica y puede llegar a provocar hasta pancreatitis. Así que, mejor mantener alejada a tu mascota de cualquier alimento que contenga aguacate. 

Lácteos, pueden resultar nocivos para los perros 

La inmensa mayoría de productos lácteos son nocivos para nuestros perros, por contener lactosa. La lactosa es por decirlo de alguna forma, el azúcar natural que contiene la leche y que se asimila en el organismo de los humanos gracias a la enzima lactasa.  Los perros dejan de crear esta enzima a los pocos meses de vida, por lo que no son capaces de digerir la lactosa que contiene la leche o sus derivados, provocando graves daños en su sistema gastrointestinal.
 
Si tu perro ha tomado leche sin tener después diarreas, gases o vómitos, significa que no es intolerante a la lactosa, por lo que puede tomarla de vez en cuando sin ningún efecto nocivo.

Uvas, pasas y derivados, alimentos tóxicos para nuestras mascotas

Con las uvas pasa un caso parecido al de la leche. A algunos perros no les afecta de forma negativa comer uvas, pero a otros canes les puede causar insuficiencia renal. En realidad, aún se desconoce el por qué las uvas pueden llegar a causar tantos estragos en la salud de nuestro perro, pero nuestra recomendación siempre será “mejor prevenir que curar” y abstenerse de dar este alimento a los perros.
 
Tampoco es recomendable darles pasas o derivados de la uva, ya que contienen las mismas toxinas para nuestros perros.

El tomate, un alimento nada sano para los perros

Aunque para los humanos el tomate es un alimento muy sano y recurrente en nuestra dieta, para los perros es altamente nocivo. No deben comerlos nunca, ni crudos ni cocinados, ni en cualquiera de sus variables, ya que pueden intoxicarse rápidamente.
 
Los tomates contienen oxalatos y glicoalcaloides. Si nuestro perro los ingiere es más que probable que sufra problemas digestivos y también problemas urinarios, además de anomalías respiratorias o incluso llegar al estado de coma.
 
Los perros tienen sistemas digestivos distintos a los de los humanos, por lo que si realmente queremos darles la mejor alimentación siempre tendrá que ser la preparada expresamente para ellos por profesionales que conocen las particularidades del organismo animal, nunca las sobras de nuestra comida. Recuerda que, ¡lo que es bueno para ti, no tiene por qué serlo para él!