4 ventajas de los piensos sin cereales para perros

“Somos lo que comemos”. Esta es una de las frases de moda en cuanto a nutrición se refiere. No hay duda que en los últimos años ha crecido como la espuma la concienciación social sobre que la alimentación sana es la clave de nuestra salud física y emocional. De todos modos, es bueno e interesante saber que el “somos lo que comemos” también lo podemos y deberíamos aplicar a la dieta que le ofrecemos a nuestro perro.

Si queremos apostar por una vida plena para nuestras mascotas, lo ideal es, para empezar, fijarnos mejor en la alimentación que le damos a nuestra mascota, preocupándonos por conocer la composición de la comida para perros. Si queremos una mascota feliz, debemos decir “si” a la calidad, buscando los mejores piensos para perros que podamos encontrar en las tiendas de animales. Para adentrarnos en este tema, en esta ocasión hablaremos de los piensos “grain free”, sin cereales, que llegaron a Europa ya hace un tiempo y, a la vista está que lo hicieron para quedarse. Lo que parecía que iba a ser una moda a finales del siglo pasado, ahora ha visto como es uno de los argumentos de venta más determinantes para la gran mayoría de fabricantes de gamas premium.

 

Piensos sin cereales, ¿solamente para perros alérgicos o con intolerancias?

Es normal pensar que los piensos sin cereales para perros están especialmente pensados para animales con alergias o con intolerancias, pero no, no es así. Este tipo de pienso está pensado también para prevenir estas posibles alergias, como un ejemplo de sus múltiples ventajas, científicamente probadas.

 

Beneficios de los piensos sin cereales para perros

Menos alergias e intolerancias alimentarias: Son la alternativa sin cereales. De hecho, en general, los cereales y en particular el gluten que contienen, pueden provocar alergias o intolerancias alimentarias en perros.

Mayor digestibilidad: la eliminación de ciertos cereales en la composición de los piensos puede facilitar la digestión en el caso de perros con estómagos sensibles o que no toleran bien cierto tipo de granos.

Respetan la evolución natural: Una dieta libre de cereales respeta la evolución natural de nuestra mascota. El perro es un animal carnívoro por naturaleza, y aunque su organismo está preparado para digerir los cereales, su preferencia es siempre la de un carnívoro.

Aumentan su energía: La digestión ligera y una alimentación sana y, en este caso, ‘grain free’, no solo ayuda a mejorar su salud física si no también contribuye a mejorar la salud emocional de nuestro can, que tendrá energía y temperamento para seguir jugando y pasándolo en grande sin notar la pesadez en el estómago.

 

De todos modos, que esta dieta ‘grain free’ es importante si observas que tu perro se rasca más de lo debido, tiene problemas en la piel, si no hace bien las cacas, tiene malas digestiones, vomita o se siente incómodo tras las comidas, consulta con tu veterinario pero es posible que te prescriba un pienso sin cereales para probar si los síntomas se deben a una intolerancia al gluten o a ciertos tipos de cereales.